(55) 5586 8357

contacto@portento.mx

¡Ponte un Suéter! y otras Lecciones de Dinero de mi Madre

Written by admin on 11 mayo, 2014. Posted in blog

 

Lecciones de Dinero de mi Madre

De niños, una madre siempre nos hizo sentir a salvo, seguros y amados. También hizo de nosotros una prioridad prepararnos para una vida de estabilidad financiera. Dedico mucho tiempo y esfuerzo para instalarme en el camino adecuado. A veces predicaba con el ejemplo, y otras, fue necesario aprender por las malas. Estas lecciones se han vuelto parte de mi carácter y valores. Definitivamente impacta mi esfuerzo para educar a mis propios hijos y mi trabajo. Aquí comparto algunas de las lecciones de dinero de mi madre más importantes que aprendí de ella.

Gana tu propio dinero: Mi madre creía que no entendería el valor de un peso hasta que lo ganará por mí misma. Obtuve mi primer empleo a los 15 y trabaje incluso durante la universidad. Y si, ganar el mínimo mientras mis amigos pasaban su tiempo ociosos o divirtiéndose fue duro para mí. Pero conforme el tiempo paso, comprendí que había tomado decisiones más responsables con respecto al dinero.

Invierte: Muchas veces, gastar menos no es igual que ahorrar dinero. Recuerdo en un viaje que le mostré a mi madre una blusa de moda que me había encantado por tan solo $100 pesos. Yo estaba segura que no podría negarse. No tan rápido. Después de observar la prenda barata, ella me pregunto cuántas veces la usaría antes de que se rompiera o pensara que ya no estaba de moda. ¿Dos o tres veces? Esto me enseño mi primer lección en invertir al comprar. Suele ser mejor pagar un poco

Permite a tu cabeza controlar un poco tu corazón: No quiero decir que mi madre no creyera en el amor verdadero o el romance. Pero ella creía que mantener compatibilidad financiera con tu pareja era indispensable para un matrimonio feliz. Era importante que ella y mi padre estuvieran en la misma página con sus hábitos de consumo y metas financieras. Una sola persona con malos hábitos financieros puede provocar problemas para todos.

Organízate: Mi madre era una firme creyente de tener un lugar para cada cosa. ¿Cómo podría haber pagado mis colegiaturas si no encontraba la chequera? O saber ¿cuándo pagar las cuentas si tuviera todo en todas partes? Haber pagado mis primeros $250 pesos por penalización de un pago que olvidé hacer probó este punto. Hoy en día hay tantas aplicaciones móviles y páginas que te ayudan a organizar tus finanzas, de las cuales he tomado mucha ventaja gracias a las claves de mi madre. El secreto es no dejarse desenfocar por tanta información y llevar disciplinadamente un control en cualquier herramienta de tu preferencia.

Aprende cuando mantenerte y cuando dejar ir: Yo solía encogerme al ver como sus implacables habilidades de negociación podrían hacer un hombre adulto comportarse como un niño. Ella me enseñó a apegarme a un presupuesto y no tener miedo a comparar precios. Me enseño que la peor respuesta que podría obtener era un “no”, y que si eso sucedía, simplemente podía seguir caminando. Me enseñó a evitar las compras de pánico con planeación y libertad adecuada, todo es un equilibrio.

Admito que no he sido del todo constante con el paso de los años. Después de todo, nadie es perfecto. Pero gracias a mi madre, cuando mis finanzas están desbalanceadas, siempre encuentro las herramientas adecuadas para volver a poner todo en su lugar.

Escribe un comentario

Recibe los mejores
CONSEJOS PARA
CUIDAR TU DINERO

RECIBE ASESORÍA

(55) 5586 8357

9:00 am a 6:00 pm